El papa Francisco recibe a los obispos catalanes.

Hoy se ha llevado a cabo el acto central de la Visita «ad limina»

Los obispos catalanes han iniciado la jornada de hoy con una reunión en el Pontificio Consejo para la Cultura, donde han sido recibidos por el cardenal Gianfranco Ravasi y otros miembros de este organismo de la Santa Sede.

Al finalizar, los obispos se han trasladado a los Palacios Apostólicos del Vaticano donde a las 11:30 h  han sido recibidos en audiencia por el papa Francisco. Todos los obispos de las diócesis con sede en Cataluña, los obispos eméritos de Girona y de Solsona, y sus acompañantes han saludado personalmente al Papa y le han ofrendado algunos obsequios, entre ellos la colección Documentos del Magisterio de Benedicto XVI y Francisco traducidos al catalán por Editorial Claret y la Colección entera de Clásicos Cristianos del Siglo XX.

Después, el Santo Padre Francisco ha mantenido una reunión privada y conjunta con todos los obispos tal y como ha venido haciendo con los obispos de las otras Provincias Eclesiásticas de España.

A la salida, el Cardenal Martínez Sistach y el arzobispo Pujol han declarado que había sido un encuentro entrañable, de gran comunión fraterna entre el Papa, hermano mayor y ejemplo para todos, y los otros hermanos obispos. Los dos arzobispos han destacado que se han sentido muy bien escuchados por el Papa, y que han podido hablar de todos los aspectos que afectan a la vida de la Iglesia, y especialmente el anuncio del Evangelio en nuestra sociedad y las dolorosas consecuencias de la crisis económica, especialmente el gran drama del paro.

Por la tarde el cardenal Lluís Martínez Sistach ha presidido la concelebración solemne en la basílica de San Pablo Extramuros y destacó la tradición bien fundada de la venida del apóstol Pablo en Tarraco para llevar el Evangelio en nuestras tierras. Los obispos, los sacerdotes acompañantes y un buen grupo de fieles de toda España han orado por el Papa Francisco, por los frutos de la nueva evangelización y por el despertar de las vocaciones sacerdotales, a la vida consagrada y a los laicos comprometidos en la Iglesia y en medio del mundo.

Mañana, para cerrar los días de la visita «ad limina» en Roma tendrán el encuentro con el Cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto divino y la Disciplina de los Sacramentos y después celebrarán la Eucaristía en la Basílica de Santa María la Mayor.

Roma, 7 de marzo de 2014

 

Esta entrada fue publicada en Notes. Guarda el enlace permanente.