Visita Ad Limina Apostolorum

Un total de 83 obispos harán la visita Ad Limina Apostolorum del 24 de febrero al 8 de marzo . Los Obispos viajarán en dos grupos: el primero del 24 de febrero al 3 de marzo (44 obispos) y el segundo del 3 al 8 de marzo (39 obispos). En este segundo grupo están incluidos los doce obispos que forman la Conferencia Episcopal Tarraconense.

Origen y objetivos de la visita Ad Limina
Los orígenes históricos de la Visita Ad Limina datan del siglo IV, aunque fue el Papa Sixto V en 1585 quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. Actualmente , la Visita se define y precisa en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico . Según esta legislación de la Iglesia, los obispos diocesanos deben visitar las tumbas de los Apóstoles , encontrarse con el sucesor de Pedro y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis cada cinco años aproximadamente.

Con la Visita se hace visible la unidad y la comunión de los sucesores de los Apóstoles con el Sucesor de San Pedro y de las Iglesias locales con la Iglesia primada de Roma. De esta manera , la visita Ad Limina es una ocasión para la comunión eclesial, la colegialidad episcopal y la caridad fraterna entre los pastores y el Papa.

La visita Ad Limina Apostolorum del 3 al 8 de marzo de obispos de las diócesis con sede en Cataluña

En Roma, los obispos de las diócesis con sede en Cataluña tendrán un primer encuentro con el Papa el día 3 de marzo, lunes, en la que participarán todos los obispos de la Conferencia Episcopal Española. El día 7 de marzo, viernes, habrá una segunda audiencia con el Pap , con un grupo de obispos más reducido.

Durante estos días de la Visita celebrarán la eucaristía sobre las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo, en sus basílicas, y también en otras basílicas romanas, como Santa María la Mayor, San Juan de Letrán, etc.

Además del encuentro con el Papa, que constituye el momento central de la visita Ad Limina, los obispos se entrevistan también con algunos de los diferentes dicasterios de la curia romana, de acuerdo con sus intereses. Estas visitas sirven los obispos para aportar y compartir experiencias y pedir consejo, así como para vivir la comunión con toda la Iglesia universal.

Cada obispo ha enviado ya hace tiempo en Roma un informe sobre el estado de la diócesis desde la última visita Ad Limina, que fue para los obispos de las diócesis con sede en Cataluña en febrero de 2005 .

Esta entrada fue publicada en General, Notes de premsa. Guarda el enlace permanente.